Esta serie se entronca con un sentimiento poderoso de la naturaleza, y la naturaleza vista con ojos femeninos: el lugar cálido, protector, ahuecado, la preservación de la vida.

Esta serie marcó un paso de definición en el quehacer de nuestra artista quien limita ahora sus materiales al metal (bronce y hierro) y a la madera y donde pone en juego toda una imaginería propia y un tratamiento de los materiales al servicio de su intención escultórica que aparece ahora completamente renovada.

En efecto, la tridimensión ahora actúa por transparencias, levedad, gracia, flexibilidad de sus componentes según los casos.

Ver imágenes